lunes, 25 de noviembre de 2013

Usando los kits de Crealoo: decorando con cemento

O al menos eso era lo que intentaba.

Hace tiempo os mostraba en qué consistía el kit de otoño de Crealoo: en jugar con el cemento y crear decoraciones para la casa, bajo el lema "lo imperfecto es perfecto".

Pues he debido hacerme defensora a ultranza del lema, porque mi experiencia con este kit, mejor dicho, con el cemento, ha sido frustrante. Vamos, que para albañil no valgo.

Aviso: esta semana, casualidades de la vida, os voy a mostrar varios intentos de algo que acabaron mal. Porque no siempre las cosas salen como se esperan.

Comenzamos....

Lo primero que teníamos que hacer era preparar con las plantillas que nos daban, los moldes que necesitábamos: un jarrón geométrico que me encantaba (lo alargado de la segunda foto), un portavelas pequeñito y un porta papeles (de cemento, que no me parece lo más útil del mundo, que digamos). 


Y yo, tan feliz pegando mis moldes, recortando, plegando,... y flipando con la forma del jarrón ¡Quiero uno así!

Dado que el tiempo de luz es cortito (fuera de las horas de trabajo) y el tiempo libre también, y además hay que dejar secar los materiales, he estado varios días entretenida con eso (un día pego, otro día relleno uno, otro día otro, y así).

Después de dejar secar los moldes (de cartulina, por cierto) durante un día entero, empecé a rellenarlos con la mezcla para hacer cemento que venía en el kit. Básicamente era mezclar el cemento con un poco de agua, y rellenar los moldes.

Os iré mostrando proyecto a proyecto.

1) El tablón de notas. 


Se supone que tenía que quedar algo así:
Fuente: Crealoo

Un pequeño tablón, inclinado, con su pinza y su hueco para el lápiz.
Intenté hacerlo inclinado, según indicaban en las instrucciones, pero no sé qué ocurrió que al día siguiente me lo encontré así:


Partido y deformado. Primer proyecto, a la basura. El molde se quedó deformado por lo que tampoco pude reutilizarlo. Eso si, me ha sobrado un poco de cemento, y la forma del molde es bien sencilla (una simple caja). La pinza la rescaté y la tengo sin usar, asi que lo mismo más adelante me animo y lo vuelvo a intentar...eso si, ¡sin inclinarlo!

2) El jarrón geométrico


Me emocioné cuando lo vi en las instrucciones. Un jarrón geométrico. Me gusta la forma, y mucho. Me gustaba el reto. La plantilla fue sencilla de hacer. Y el resultado tenía que ser algo parecido a esto:


Esta vez el fallo si que sé cuál es. La mezcla que preparé de cemento estaba excesivamente líquida y no me di cuenta. Vertí la mezcla en el molde y como os dije más arriba, el molde es de cartulina. Muy endeble para soportar 24 horas de líquido.

Justo al terminar de echar la mezcla en el molde, ya estaba levantándome y empezando a recoger, cuando vi que el molde se abría y desbordaba. Menos mal que se me ocurrió ponerme a hacer esto dentro de una bandeja de plástico que iba a tirar (de estas de la comida envasada). Si no, todavía estaría limpiando cemento de mi mesa de comedor.

Ante esta crisis, con todo el cemento vertido, empezando a secarse, ya estaba viendo como el segundo proyecto se iba a la basura. Pero lo apañé con lo que tenía más a mano: el propio vaso donde hice la mezcla del cemento (un vaso de los desechables). Así que mi jarrón geométrico increiblemente chulo, acabó siendo un vaso de cemento... que parece una maceta. Nada geométrico. Nada chulo. Pero salvé el proyecto...o algo así.


De lo más moderno que te puedes echar a la cara....


Así acabó este segundo intento de trabajar el cemento.No lo he decorado todavía, pues no sé muy bien qué hacer con él. Parece una maceta, alta, gris y fría. Me gustaría darle mucho color, para compensarlo.
Por cierto, las flores son regalo de Crealoo. Lavanda y unas pequeñas flores blancas, que hace que huela genial.

Y con esto, paso al último proyecto del cemento...

3) El candelabro.

Este es el único proyecto que puedo mostrar con orgullo. Salió como debía salir. Entero. De una pieza. Curiosamente, aunque os lo muestre el último, es el primero que preparé en su momento...

Salir de una pieza, todo un éxito
 Al desmoldarlo, me lleve una alegría tremenda: lo había conseguido. El molde había resistido, no se deformó nada. Sólo necesité limar los bordes un poco, para quitar pequeños picos. Luego le dí una capa de pintura.

 Éstos dos tonos me recuerdan al circo :D
Y listo, sólo tenía que ponerle la vela y ya podía alumbrar y decorar.




¿Qué os ha parecido? ¿Habéis hecho algo con cemento alguna vez?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasarte por aquí :)