jueves, 17 de enero de 2013

Un pequeño tesoro


El otro día mi abuela me visitó y me trajo una caja de galletas para regalarme. Esa típica caja de galletas de pastas danesas que todos tenemos en casa, y en la que nunca hay galletas!

Me dijo: te traigo un pequeño regalo....



Estaba llena de piezas de bisutería antiguas, algunas rotas, otras desparejadas y muchas MUY pasadas de moda.

Ninguna de ellas es de especial valor, pues es todo plástico y cristal, prácticamente, pero a mi me gustó como si fuera auténtico oro.

Me dijo: como veo que estás reutilizando piezas para crearte complementos, te doy esta caja de piezas que iba a tirar, por si puedes usarlas en algo.

Y yo con una sonrisa enooorme en los labios pues hay piezas geniales, otras se pueden desmontar y usar como cuentas, eslabones, etc...



Ya os iré enseñando a ver qué sale de toda esta caja! :D

8 comentarios:

  1. Pedazo de tesoro! QUé maja tu abuela ;)

    ResponderEliminar
  2. Adoro esas cajas!!!

    Por las galletas :D y por lo prácticas que son para guardar tantas cositas bonitas!

    Súper regalo, seguro no te cansarás de él.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan esas galletas a mi también, desaparecen rapidísimo ejejeje
      Estoy dándole vueltas a ver qué hacer con ellas

      Eliminar
  3. Que sorpreson!! Es una auténtico baúl del tesoro, seguro que ya estás llena de ideas para darles nueva vida.
    XXOO Olga♥
    El tocador de Cenicienta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy cogiendo ideas, si, tengo ganas de meterle mano a las piezas :)

      Eliminar

Gracias por pasarte por aquí :)